Prueba genética predice éxito del trasplante de médula ósea Featured

Imagen: El dispositivo de amplificación isotérmica de ácidos nucleicos GenRead (Fotografía cortesía de Orion Diagnostica). Imagen: El dispositivo de amplificación isotérmica de ácidos nucleicos GenRead (Fotografía cortesía de Orion Diagnostica).
Las mutaciones genéticas impulsan la patogénesis del síndrome mielodisplásico (SMD) y están estrechamente asociadas con el fenotipo clínico y, por lo tanto pueden predecir los resultados clínicos tras el trasplante alogénico de células madre hematopoyéticas.
El SMD es un trastorno sanguíneo en el que la médula ósea no produce suficientes células sanguíneas sanas. Los tratamientos típicos incluyen “terapia de acondicionamiento” de alta o baja intensidad, como radioterapia o quimioterapia, y trasplantes de células madre de donantes para pacientes con alto riesgo de mortalidad. Sin embargo, muchos pacientes pueden experimentar recaídas o complicaciones graves.
 
Un gran equipo de científicos que colaboraron con los del Instituto de Cáncer Dana-Farber (Boston, MA, EUA) analizó las células sanguíneas de más de 1.500 pacientes con SMD, junto con información clínica como la edad y el estado de la enfermedad. Ellos fueron capaces de elaborar un perfil genético de las mutaciones asociadas con peores resultados de los pacientes después del trasplante. Realizaron un análisis mutacional dirigido sobre muestras obtenidas antes del trasplante y evaluaron la asociación de las mutaciones con los resultados del trasplante, incluyendo la supervivencia general, las recaídas y la muerte sin recaída.
 
Los científicos descubrieron que el predictor más importante, del pronóstico del paciente, era una mutación en el gen de la proteína tumoral p53 (TP53). Estos pacientes tendieron a recaer más pronto y sobrevivir por un tiempo más corto después del trasplante. El hecho de que los pacientes hubieran tenido una terapia de acondicionamiento de alta o baja intensidad, antes del trasplante, no afectó el resultado. Unas mutaciones específicas en otros genes también fueron vinculadas a peores resultados en los pacientes de más edad, aunque sólo cuando recibieron la terapia de acondicionamiento de baja intensidad. Los investigadores sugirieron que estos pacientes podrían beneficiarse del tratamiento de acondicionamiento de alta intensidad para reducir el riesgo.
 
En adultos jóvenes, se encontró que uno de cada 25 pacientes con SMD tenía mutaciones asociadas con el raro síndrome de Shwachman-Diamond heredado, que afecta a la médula ósea, el páncreas y el sistema esquelético. La mayoría de estos pacientes no habían sido diagnosticados previamente. El equipo encontró que cada uno de estos pacientes había adquirido una mutación TP53, lo que indica cómo se desarrolla el SMD en estos pacientes y da una idea de su mal pronóstico.
 
Robert Coleman Lindsley, MD, PhD, el autor principal del estudio, dijo: “Para decidir si un trasplante de células madre es apropiado para un paciente con SMD, siempre es necesario equilibrar el beneficio potencial con el riesgo de complicaciones. Nuestros hallazgos les ofrecen a los médicos una guía, basada en el perfil genético de la enfermedad y ciertos factores clínicos, para identificar a los pacientes para los que un trasplante es apropiado y la intensidad del tratamiento con más probabilidad de ser eficaz”. El estudio fue publicado el 9 de febrero, 2017, en la revista New England Journal of Medicine.
Last modified onTuesday, 14 March 2017 11:08

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.